viernes, 22 de febrero de 2008

AZUL Y NEGRO

Ganó Zapatero. Había ganado ya a la media hora de programa. ¿Argumentos mejores? ¡Que va! Los argumentos de unos y otros ya los sabemos antes de empezar. Están escritos en programas y entrevistas. Sobre el papel, Zapatero pierde bastante.
Es sólo que Rajoy es un pésimo actor.
Una campaña electoral es teatro por excelencia, y el debate entre los candidatos su corolario. Ante los ojos azules de ZP clavados en su oponente y su cuerpo inclinado hacia delante, nada puede hacer un actor con una vocalización pésima al que los ojos le hacen chirivitas. Rajoy es aceptable cuando se sabe el papel y mira a cámara. También lo es en los planos largos que ofrecen los debates en el Congreso. Pero cuando tiene que improvisar es un mal actor, de los que creen que sólo se actúa si se habla todo el tiempo. Para colmo, en los planos cortos, su mirada perdida, que igual va a su oponente que mira de soslayo al público, transmite inseguridad. La inseguridad del actor principiante que busca la aprobación del público a su trabajo.
Esa inseguridad no tiene nada que ver con la inseguridad real o no de Rajoy. Es sólo que la cámara te quiere o no te quiere.
Zapatero, por el contrario, no tiene prisa en rellenar sus tres minutos, se toma su tiempo, respira, dice sus dos o tres eslogans con contundencia (Usted nunca me apoyó. Nunca.), vocaliza bien (ayer no abusó de esa entonación forzada al final de una frase que lo hace ser, a veces, tan ridículo), no gesticula y apenas se ríe. La gente se espera a Bambi, pero le han explicado como parecer un tipo duro y se ha aprendido bien el papel.
La tragedia (por seguir con el teatro) de Rajoy es que aunque quisiera no podría dejar de gesticular.

Hace muchos años, el candidato Josep Borrell se puso en manos del director de Els Joglars, Albert Boadella. Josep Borrell tenía todas las cualidades de un gran "actor", pero no estaba preparado para hablar delante de un público que le abucheaba y fracasó en su primera intervención en el Congreso de los Diputados. Así que Boadella lo entrenó para hablar delante de un público hostil.
Sarkozy, Obama, Hillary, Rajoy,Zapatero. Actores subidos al escenario, intentando repetir la misma función cada día, sin que se les note demasiado la mecanización de sus discursos. Unos lo consiguen más que otros.
Sin embargo, y a pesar de expertos y asesores, el público es soberano y elige a sus estrellas. A veces incomprensiblemente.
Que se lo pregunten a Montilla.

6 comentarios:

niobe dijo...

El problema etá en el encorsetamiento al que se somenten durante el dabate, todo cemasiado medido, todo d demasiado pactado, no nos permite lo humano de los político, el que se quiten la palabra, la guerra dialectica queda aquí en agua de borrajas.
Tiens razón Rajoi lo tiene crudo, su modo de habalr su forma de expresarse, todo buen político deberia estudiar oratoria.
Un saludo

niobe dijo...

UPS! He puesto Raoji, quería decir Rajoy a ver si ahora la que no sabe expresarse por escrito soy yo, je,je

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un inteligente análisis de lo que pasó. Enhorabuena. Además, un buen actor hace que el oponente entre en el rol adjudicado: también le pasó a Rajoy, que terminó metido en el papel asignado por el partido contrario y dándole las réplicas requeridas ("usted ha agredido a las víctimas"). De todas las formas, llevan cuatro años en el mismo papel y ya no pueden salirse de él. Necesitamos al sobresaliente.

Joselu dijo...

No vi el debate. Preferí seguirlo a posteriori por los comentarios que suscitara. Tengo la impresión de que fue como uno de tantos engrentamientos que han tenido lugar en el Parlamento en que el líder pepero ha actuado con desprecio hacia Zapatero y hacia todo lo que él representa. Ojalá que esta derecha no gane las elecciones. Resentimiento, rabia, menosprecio, prepotencia... Rajoy hizo de sí mismo. Espero que los electores sepan valorar. Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues llegó un momento del debate que no sabia si estaba a la uno o a TV3 en Polonia, cada vez que Rajoy decia: "xi, xi, xeñor Zzzzapatero" pensaba que Su giñol en Polonia lo hace mucho mejor que él. en cuanto a Zapatero , incluso su maquilladora le puntualizo más sus cejas para que se pareciera. dicen las malas lenguas que cuando salieron se fueron a sus respectivas cedes para celebrar que los dos habian ganado (ya nos tienen acostumbrados a ganar los dos las elecciones) però yo creo que Sónsoles y Viri les esperaban en casa con Polonia grabado para seguir aprendiendo de su guiñol.
Estoy especialmente escéptica estas elecciones ...

MAGA

luis dijo...

HOLA SARA, MUY INTERESANTE TU BLOG, me ha gustado mucho tu analisis del debate , estoy totalmente de acuerdo contigo.

Visita el mio y dame tu opinión, le dejé un regalito al señor Rajoy en el mío y un poema de JAIME GIL DE BIEDMA............a ver si lo lee y se aplica el cuento.

Saludos