viernes, 30 de mayo de 2008

ÚLTIMAS PALABRAS

Estoy acabando el libro de Paul Johnson, Al diablo con Picasso.
Según este gamberro intelectual , las mejores líneas de despedida, antes de morir, son las no premeditadas. Las que se dicen minutos antes de morir, vaya.
Dicen que Dickens dijo, misteriosamente : "Si, en el suelo". Goethe, exclamó: "Luz, más luz". Oliver Goldsmith, por su parte, dijo ;: "No, no lo está" cuando le preguntaron por si su espíritu estaba en paz. Y murió. Las últimas palabras de Washington fueron: "Me cuesta morir pero no temo irme". Hay uno descacharrante, que es el final de Palmerston: " Morirme, querido doctor, es lo último que haré".

Difícil elección esta de elegir las últimas palabras. Se trata de intuir cuando viene el final para soltar una frase que pasará a la posteridad. Un ejercicio de autocontrol muy exigente. Y esperar a que lleguemos lúcidos a ese momento crucial.


Se admiten ideas...


6 comentarios:

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Nunca se me había ocurrido pensar en mis últimas palabras......
pero creo que en principio...
deseo estar lúcida,
y que alguien que me quiera esté sujentando mi mano....

me gustaría decir tal vez:
"no tengo miedo"....gracias

Cariños desde Chile entonces

Paty.difusa

Asier dijo...

No se bien quien la dijo (tendria que buscarla en mis almanaques9 pero es gloriosa:

Ante la visita del cura de la ciudad, para darle la extremaunción; el enfermo replicó "No tengo nada que decirle. Pongame directamente con su jefe".

Sin olvidar algunos obituarios/epitafios de leyenda, como el de Grocuho Marx "Disculpe señora que no me levante", o de aquel otro..."Os lo dje...". este ultimo, dejado al lector con infinidad de matices o continuaciones..

Un saludo Sera. ¿¿ Como esta respondiendo la gente con la obra ??? Sería extraordinario poder veros por el Norte.

Anónimo dijo...

Lamentable que alguien esté más preocupado por sus últimas palabras al borde de la muertes, que por las palabras que dice cotidianamente en vida.

Quere buscar una frase final suena edonista e incluso onanista. Supongo que este preocupación nace de la importancia que algunas personas tiene sobre la imagen que proyecta de ellas mismas.

La compañía dijo...

Saludos Patricia.
Hola Asier. De momento giramos por toda la comunidad valenciana. A ver después. La obra está funcionando muy bien.

Anónimo: Quizás tengas razón, aunque, ¿ es incompatible preocuparse por las últimas palabras y por las que uno dice en vida?

La compañía dijo...

De todas formas, sí que posiblemente tengas razón, lo que Johnson, precisamente, defiende, es que las mejores eran las no premeditadas.

Anónimo dijo...

Yo una vez lei un epitafio que me encantó. Ya sé que diferente de las ultimas palabras, pero decia algo a si como

"Si en vida no me iciste reir ahora no me vengas a llorar"

Lo encontré genial

Maga